DÍA DEL LIBRO

EL ÁRBOL ROSAL

Erase una vez un niño, que era un príncipe, y que  vivía en un castillo con un hermoso jardín.

Quería mucho su jardín pero lo que más le gustaba era un árbol.

Pero este no era un árbol normal, era un árbol que creaba rosas y todos los días le regalaba una rosa a su madre que se llamaba Rosalina.

El árbol era muy muy alto.

Un día vio un volcán a lo lejos, pero él no podía ir a verlo porque era un árbol.

Al día siguiente aterrizó un aviador cerca de él y se hicieron amigos y entonces le dijo al aviador:

  • ¿Me puedes llevar a otros sitios?

El aviador le respondió que no porque era muy peligroso.

Al día siguiente se encontraron con un zorro muy amable.

El  volcán que había en el planeta estaba en erupción y arrojaba bolas de lava.

Una de esas bolas estaba a punto de caer sobre el zorro cuando Javier, el príncipe, lo salvó.

Luego se fueron volando en un globo y cuando aterrizaron vieron un cordero herido.

Se le había clavado una astilla en la pezuña.

Buscaron un antídoto para quitarle el dolor y al final lo encontraron.

Era una rosa que curaba todo tipo de heridas, enfermedades, bacterias,…y que había estado siempre en el jardín, al lado del árbol.

Cuando cogieron la rosa, se la pusieron en la pezuña y se le curó.

El cordero no quería separarse de ellos nunca más.

Y así, en el jardín del castillo el príncipe encargó hacer una casita para cada uno y todos vivieron allí  felices para siempre.

 

 

SALVADOS DEL VOLCÁN

 

Erase una vez un niño que era un príncipe y su padre era aviador.

 

Un día, el niño se fue a pasear al campo y de repente, detrás de un árbol vio a un cordero desnudo que llevaba una rosa en la boca.

Al lado había un volcán y…¡estaba en erupción!

El niño se fue corriendo pero la lava corría más que él.

Entonces el cordero hizo una muralla y a lo lejos vieron un globo gigante y se subieron en él.

El cordero se asustó porque tenía vértigo.

Bajaron y se encontraron un zorro. El cordero tenía mucho miedo( ya se sabe que los corderos y los zorros no son precisamente amigos) pero el príncipe no y lo tranquilizó.

Miraron a lo lejos y vieron que el volcán seguía arrojando lava y todos echaron a correr gritando

  • ¡Socorro!

Y acudió su padre que tenía un poco de envidia del volcán por la capacidad de arrojar tanta lava y hacer tanto ruido.

El padre, que recordemos que era aviador, se fue a buscar el avión y todos juntos montaron en él y se salvaron porque era muy envidioso, pero también un magnífico piloto.

  • ¡¡Viva, viva!!!- gritaron.

Y colorín colorado…

 

 

 

Erase una vez un castillo precioso donde vivía un príncipe guapísimo y joven que se llamaba Daniel.

Un día, Daniel vio un volcán.

El volcán estaba dormido.

Entonces pensó:

  • Si lo veo desde un globo podría entrar dentro del volcán con cuidado porque podría hacer ruido y que entrase en erupción y saliera un montón de lava.

Y cuando se bajó del globo vio un zorro corriendo y dijo al zorro:

  • ¿Te quieres venir conmigo a explorar el volcán?- dijo Daniel.
  • Me encantaría viajar contigo- dijo el zorro
  • Pues adelante, vamos- respondió Daniel.

Vieron el volcán tan cerca, tan cerca que se cayeron dentro y el príncipe se perdió.

Estaba tan triste porque era pequeño pues sólo tenía 5 años y lo asaltó el miedo.

Se encontró a una mujer, que era la persona con más envidia del mundo y le preguntó:

  • ¿Quieres ser nuestra amiga?
  • ¿Eeeh?- respondió sorprendida- Sí, vale.
  • Pero, ¿nos puedes ayudar?. El volcán está en erupción.

La mujer era la más envidiosa del mundo, pero también la más fuerte.

Entonces cogió una piedra y la puso en la boca del cráter del volcán para así impedir que saliese más lava.

  • ¡Gracias, gracias!- gritó el principito.- Eres la mejor.

Así evitaron más peligros  y vivieron felices para siempre.

 

 

LAS AVENTURAS DE UN PRÍNCIPE

 

Había una vez un príncipe que vivía en un castillo.

Muy contento miró por la ventana y pensó que quería ser aviador. Se compró un avión y viajó a Venus.

Fue un largo viaje.

Pasó Marte…llegó a Venus y colocó su bandera.

De repente, oyó un ruido que provenía de Marte. Era un zorro pidiendo ayuda.

El príncipe no se iba a quedar quieto. Se montó en su avión y llegó a Marte.

Vio que un volcán iba a entrar en erupción y salvó al zorro gracias a una rosa mágica de poder que tenía guardada en el bolsillo el príncipe.

Este y el zorro se hicieron amigos. El zorro estaba muy agradecido.

Estos vieron un árbol y dentro del tronco había una ardilla del espacio.

Y esa ardilla era muy rara y el príncipe le dijo:

  • Ardillita, ¿quieres venir con nosotros.
  • Vale, respondió- iré con vosotros.

Y viajaron a Saturno y vieron una mujer que tenía un cordero de mascota y al verlos les dijo:

  • Si me dejáis el avión para volver a casa, lo hacemos, porque yo sé pilotar el avión mejor que vosotros.

Así lo hicieron y efectivamente, volvieron a casa y todos vivieron felices y contentos allí.

 

UN PRÍNCIPE CON MUCHAS AVENTURAS

 

Erase una vez un niño al que le gustaba el fútbol.

Vivía en un reino lleno de flores.

El niño era un príncipe.

Un día, era su cumpleaños y entonces su amigo aviador mientras dormía se lo llevó a un planeta donde habitaba un cordero.

Luego se fueron al planeta habitado por las rosas y como aquel príncipe estaba enamorado de una chica, cogió un ramo de flores para ella.

Luego visitaron un planeta habitado por un árbol y se cogió un arbolillo para su casa y finalmente volvieron a casa y se durmió en su cama, cansado como estaba.

Apareció la chica, le dio un beso en la mejilla y se fue corriendo con su ramo de rosas.

Un lobo la vio y se la llevó a la chica de repente.

Sin saber cómo había sucedido, del cielo salió un globo pilotado por el chico y tras un volcán salió un zorro capturado por una persona envidiosa y malvada.

El príncipe se propuso salvar al zorro primero y a la chica después.

Salió disparado y por sorpresa y rescató al animalito que se pudo reunir ya libre con su familia.

A continuación atacó al lobo y le hizo soltar a la chica.

Todos acabaron contentos y felices y colorín colorado esta historia se ha terminado.

 

 

LOS PLANETAS

Había una vez en la Tierra un castillo y alrededor del castillo un volcán que estaba a punto de  entrar en erupción.

Un príncipe llamado Richi  se lo comunicó a su padre y éste consideró que necesitaban ayuda.

Fue a todos los planetas cercanos a pedir esa ayuda.

En la Tierra encontró una persona envidiosa.

Luego fue a Marte y se encontró con un zorro.

Tras Marte visitó Júpiter y halló un rosal con una preciosa rosa.

En Urano encontró un globo.

En Saturno se tropezó con un aviador y con un cordero.

Tras saturno visitó Neptuno y encontró un árbol.

Ese árbol estaba llorando y el príncipe le preguntó:

  • ¿Qué te pasa?
  • He perdido a mi mejor amiga- le respondió- Era una rosa que se cayó de mi rama y no la he vuelto a ver más.Y como soy un árbol no puedo moverme así que no puedo ir a buscarla.
  • No llores más- le dijo el príncipe.

Y tuvo una idea: llamó a todos los personajes que había encontrado y éstos les ayudaron a buscar.

Pero no la encontraban. Y entonces pensó en el hermoso rosal de Júpiter y que quizás se podría hacer amigo de una de las rosas. Y así ocurrió.

Al día siguiente , en la Tierra, la lava salía del volcán y llegaba a todas las partes de aquel pequeño universo.

Al árbol le cayó una enorme piedra arrojada por el volcán pero lograron rescatar la parte que todavía estaba en buen estado.

En el globo que habían encontrado, se fueron a otro lugar, lejos de allí donde el volcán no pudiera hacerles más daño.

Y como ese lugar les gustó a todos, se quedaron a vivir allí para siempre.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

 

 

Erase una vez un zorro que se llamaba Pedro que se fue a un volcán.

Ese volcán estaba en erupción.

Allí apareció un niño que quería ser príncipe y, como por arte de magia, sacó un globo aerostático y marchó hasta Marte.

En Marte se encontró con un árbol parlanchín (que podía hablar) y le dijo:

  • ¿Quieres ser mi amigo?
  • Por supuesto- le respondió.

Luego le comentó que si iba al planeta Bulubú se encontraría a una persona muy envidiosa porque deseaba tener la hojas del árbol en su pelo.

Marchó triste de allí y aterrizó en el planeta Malvadín, donde conoció a una rosa mágica que se llamaba Mariposa.

Entonces cantaron juntos la canción del amor porque era el día de los enamorados.

En esto, llegó un aviador que les regaló un libro que se titulaba “San Jorge y el dragón” porque iba a ser el día del libro.

Se pusieron a leerlo y acudieron todos los personajes de nuestra historia menos el corderito que tenía una exhibición de baile y patinaje.

Al final, como todos estaban tan felices y agradecidos de su aventura y lo bien que había leído la leyenda, lo nombraron príncipe de todos los planetas donde había estado y fueron felices para siempre.

 

Anuncios